Aeropuerto Internacional El Dorado

Blog de las comunidades afectadas por la ampliación y modernización del Aeropuerto

Logo 001

  • 01

Informe de MICI sobre la ampliación del Aeropuerto Internacional El Dorado

Aeropuerto El Dorado Aeropuerto El Dorado

Después de muchas demoras y lamentables aplazamientos, recibimos el informe del Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación (MICI) - la oficina independiente de rendición de cuentas del Banco Inter-Americano de Desarrollo (BID) - sobre el proyecto de la ampliación del Aeropuerto Internacional El Dorado.

El informe puede ser consultado aqui.

 El informe de MICI – un informe independiente – valida nuestras inquietudes sobre el costo humano del aeropuerto ampliado y la falta de gestionar sus impactos negativos por parte de OPAIN y sus inversores.

“El Panel de investigación, durante su visita a la zona del Proyecto … pudo experimentar de primera mano no solamente el impacto del ruido en la vida cotidiana de los vecinos, al por ejemplo tener que interrumpir una conversación o una clase escolar durante el despegue o aterrizaje de un avión por la imposibilidad de entender al interlocutor o al profesor, las vibraciones que causan algunos aviones, así como las incomodidades que generan las medidas de insonorización de algunas viviendas, que en lo experimentado por el Panel se encuentran en malas condiciones, no tendrían un efecto reductor real del ruido, y no permiten, entre otras cosas, ventilación de las viviendas.” (MICI, párrafo 2.99)

“El MICI considera oportuno resaltar que los documentos de Proyecto no reflejan un análisis profundo de estas problemáticas sociales, que si bien pueden ser vistas como comunes a este tipo de proyectos, están asociadas con la gestión y capacidad institucional de Aerocivil como tercero, y por lo tanto deben ser mostradas y evaluadas para la oportuna consideración y manejo de los riesgos que el descontento y la preocupación social sobre el Proyecto pueden generar para el éxito a corto y largo plazo del Proyecto” (MICI, párrafo 2.133)

En particular, MICI concluyó que el Banco incumplió con siete diferentes aspectos de sus salvaguardias ambientales y sociales.

1.       El banco y OPAIN fallaron en reconocer la escala y complejidad de los riesgos asociados con el ruido. Clasificaron – inapropiadamente – los riesgos del proyecto como medio riesgo cuando deberían haber considerado el proyecto como alto riesgo. El Banco tendría que haber considerado que los potenciales impactos ambientales y sociales por incremento sustantivo de operaciones aéreas podían ser significativos e importantes” (párrafo 2.28). Como resultado, incumplieron con los requisitos adicionales para gestionar un proyecto de alto riesgo.

2.       Fallaron en evaluar el impacto del ruido incremental generado por el aeropuerto ampliado. También, el banco y OPAIN fallaron al no asegurarse que existieran los adecuados sistemas para proteger a las comunidades.

·         “El Banco falló al no identificar concretamente ni evaluar cuál sería el impacto real por ruido del Aeropuerto una vez implementado el Proyecto financiado por el Banco. … MICI no ha encontrado un análisis sobre la previsión del aumento del número de vuelos que llegarían a utilizar el Aeropuerto a futuro, el tipo de aeronaves (tamaño, periodicidad, etc.) ni otros factores que permitieran vislumbrar con mayor precisión qué impactos por incremento de operaciones se esperaría en los años posteriores a la aprobación del Proyecto. El MICI tampoco encontró que se analizaran las necesidades reales que ese número de operaciones generarían en cuanto al uso de las pistas, especialmente en los horarios con restricciones.” (MICI, párrafo 2.93)

·         “La Licencia Ambiental no constituye una medida de mitigación efectiva para el ruido incremental … aun existiendo la Licencia Ambiental, consta en los documentos del Proyecto que los niveles de ruido al momento de involucrarse el Banco superaban los permitidos por ley.” (MICI, párrafos 2.97-2.98)

·         “No consta que el [Banco] hubiera comprobado la efectividad de las [medidas de mitigación - (insonorización de viviendas, barreras de ruido, tipo de aeronaves] en lo que refiere a los impactos reales que generaría el Aeropuerto ampliado y modernizado.” [MICI, párrafo 2.99]

3.       El banco no analizó ni gestionó los riesgos asociados con Aerocivil y su principal responsabilidad por la gestión del ruido. Por ejemplo, hubo violaciones de las restricciones impuestas por la licencia ambiental del aeropuerto, en algunos casos con el resultado de la imposición de sanciones contra Aerocivil (párrafo 2.126). Aún, el banco no tenía ningún mecanismo para monitorear, ni responder a, esas violaciones por Aerocivil y por lo tanto no tenía ninguna manera de asegurarse que el proyecto lo que financió cumplido con las normas nacionales (párrafo 2.128). (Ver también párrafos 2.133-2.134)

4.       El banco y OPAIN fallaron en analizar si el aeropuerto cumple con las normas colombianas relacionados con la gestión del ruido (párrafos 2.156 y 2.164). MICI reconoció que los niveles del ruido registrado en Fontibón exceden con frecuencia los límites legales nacionales (párrafos 2.120 y 2.155).

5.       El banco y OPAIN fallaron en llevar a cabo la consulta genuina de las comunidades afectadas, antes de que el proyecto fuera aprobado y como era implementado.

·         La Audiencia Pública de febrero de 2009 no consultó a las partes afectadas por el proyecto ni propició un diálogo constructivo entre éstas y OPAIN (párrafo 2.188). No se brindó información adecuada sobre los potenciales impactos y medidas de mitigación del proyecto ni el curso de acción propuesto (párrafo 2.182).

·         Además, OPAIN no participó activamente en las mesas de trabajo aeroportuarias ni usó este espacio para informar sobre los impactos específicos del proyecto ni las medidas de mitigación ambiental y social propuestas ni con anterioridad a la aprobación del proyecto ni durante la ejecución del mismo (párrafo 2.90).

6.       El banco no divulgó toda la información sobre temas ambientales y sociales que fue obligado divulgar bajo sus políticas operativas (párrafo 2.239).

7.       Últimamente, el banco financió una operación que no cumplía con sus salvguardias ambientales y sociales (párrafo 3.3).

También e importantemente, MICI concluyó que estas faltas son vinculadas a los impactos en salud y estrés los que las comunidades están sufriendo.

”Asimismo, se encontraron estudios de la Secretaría de Salud de Bogotá, entidades prestadoras de salud e instituciones académicas, en los que se afirma que existe una relación entre el ruido generado por el Aeropuerto El Dorado y los daños a la salud de los residentes de las comunidades de Fontibón y Engativá. Entre estos, el MICI accedió a estudios que analizan las afectaciones a la población escolar y adulta de Fontibón y Engativá que han concluido que en efecto existe una relación entre el reporte de síntomas auditivos y la condición de mayor exposición al ruido.

De acuerdo a lo desarrollado en la sección de hallazgos de investigación, el Banco no incluyó en su evaluación estudios sobre el potencial impacto de ruido incremental derivado del aumento de operaciones del Aeropuerto por la expansión del Aeropuerto ni analizó las consecuencias de tales impactos en las comunidades, y por ende, no estableció medidas de mitigación ambientales ni sociales adecuadas para dicho impacto. El MICI encuentra que la exposición a altos niveles de ruido y su incremento puede tener impactos en la salud, bienestar y calidad de vida de las comunidades aledañas al Aeropuerto. Por ello, si bien el problema del ruido y sus efectos en las comunidades ya existía antes del involucramiento del Banco, considera que el daño a la salud alegado por los Solicitantes está vinculado al Proyecto.” (MICI, párrafos 3.7-3.8)

MICI hizo varias recomendaciones para evitar tal daño en futuras operaciones del banco. Además, MICI hizo dos recomendaciones para mejorar la situación en Bogotá:

·         El banco debe publicar en el sitio web del Banco todos los documentos de divulgación obligatoria incluyendo el plan de gestión ambiental y social para la operación Aeropuerto Internacional El Dorado, preferentemente en idioma español (párrafo 4.4).

·         El banco debe analizar, en coordinación con las autoridades competentes colombianas, vías para apoyar el fortalecimiento de la sustentabilidad ambiental y social del Aeropuerto (párrafo 4.6). Pero, lamentablemente, el Directorio del Banco adoptó esta recomendación, diciendo que tal acción es fuera su control, que su implementación depende exclusivamente de las decisiones de las autoridades colombianas. Porque el préstamo a OPAIN fue reembolsado temprano y ya no hay una relación contractual entre el banco y OPAIN. Estamos muy decepcionados por esta decisión.

A pesar de la falta de remedias concretas por el banco, podemos utilizar las conclusiones y recomendaciones de MICI para demandar de OPAIN, Aerocivil, los nuevos inversores en el aeropuerto y de las autoridades colombianas, la mejor gestión del ruido aeroportuario. Vamos a seguir a demandar que:

  • OPAIN y Aerocivil vuelvan a la mesa, para hablar con las comunidades sobre soluciones propuestas. El informe aclara numerosas inquietudes – reconociendo como un hecho la falta de adecuada consulta comunitaria y estableciendo un vínculo entre el proyecto y las problemáticas de la salud – y por lo tanto crea un nuevo espacio para una discusión constructiva con Comunidades Unidas y otros representantes comunitarios.
  • Los nuevos inversionistas en el aeropuerto apoyen esta conversación y demandan la evaluación apropiada y la mitigación efectiva de los impactos del ruido por OPAIN y Aerocivil.

 

Super User

Administrador del Blog

Sitio Web: www.comunidadesunidas.org Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.